Erika Mejía, propietaria de ‘Lovely Roses’, muestra uno de los arreglos florales de la compañía, que ya cuenta con dos tiendas, una en el Doral y otra en Coral Gables. Roberto Koltun El Nuevo Herald