Varias personas se conectan a internet en un punto wifi en La Habana. Foto de archivo. Desmond Boylan AP